Desde nuestros inicios en 1935, “el cuidado con esmero” ha sido el centro de todo lo que hacemos en Cipla. Para nuestros pacientes, cuidar es un promesa que les hacemos para asegurarles que tienen acceso a los medicamentos de la más alta calidad a precios accesibles, tanto si una enfermedad afecta a millones de personas como si afecta sólo a unos cuantos.

Para la comunidad sanitaria, “cuidar” significa aportar medicamentos y un apoyo de primera clase a través de su esfuerzo y dedicación.

Para nuestros socios, “cuidar” les brinda la confianza de obtener siempre precios competitivos y calidad de primera clase.

Para nuestros empleados, “cuidar” se manifiesta en un entorno de trabajo sostenible con igualdad de oportunidades, que impulsa nuestra mejora continua por un mundo más sano.