El centro de Cuidados Paliativos y centro de Formación de CIPLA se creó en 1997 pensando en una casa en lugar de en un hospital para pacientes terminales de cáncer.

Creemos que aunque haya pacientes que no tengan cura, no deben ser desatendidos.

En el centro no hay camas numeradas, a los pacientes los llamamos por sus nombres, los médicos y enfermeras no llevan uniforme, llevan sonrisas cálidas.

Nuestro enfoque es integral. No nos centramos en morir sino en vivir plenamente cada día. Además de tratar el dolor, los pacientes reciben atención espiritual, que incluyen sesiones de risoterapia y actividades creativas a su elección.

Nuestro equipo de cuidadores se amplia a los familiares a quienes damos consejos y formación gratuitos para poder cuidar a sus seres queridos.

El centro proporciona tratamiento gratuito y ha cuidado a más de 7.700 pacientes.

Además es un centro de formación de referencia para doctores, enfermeros y asistentes sociales en toda la India en cuidados paliativos.